El miedo de la expresión libre

Una furiosidad y energía asombrosas irradiaban fulgurantemente del teclado a través de sus dedos. Como si de ello dependiera el instante siguiente que le deparaba a la vuelta de la esquina.

Leyes y sentencias nos amparan para decidir el qué y el cómo decir las cosas, nuestras ideas. La pantallateclado era nuestro todo con sus contenidos predefinidos. La escritura a mano y todo acto de expresión libre se habían extinguido en pos de la pantallateclado, implementado por el Gobierno.

El alma del ser humano y la libertad de expresión estaban en crisis.

Portando ese libro que contenía un códice secreto, el único en la faz de la tierra escrito a mano por aquel entonces, subía rápido las escaleras, que desembocaban hacia las masificadas puertas del vagón del metro.

Al mismo tiempo felicidad y alegría emanaban de nuestros rostros, que aunque estuvieran pegados a las pantallasteclado, se podían percibir en el ambiente.

Será que las pantallasteclado nos hacen sentir que vivimos en una sociedad plural, democrática y libre.

¿Pero qué pretendía aquel ser llevando ese libro escrito a mano, que ves a saber lo que plasmaba y encima caminando de esa manera? Miedo y esperanza se veían en su mirada intransigente …

Ex alcalde implicado

Al rey, ni tocarlo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s