Reflexiones de un confinado

Estaba en una habitación, no se podía salir al exterior, a la calle, no se podía ni salir a pasear. Sólo lo podías hacer para lo estrictamente necesario, como por ejemplo, hacer la compra, sacar a pasear a tu mascota, si la tienes claro, ir a la farmacia o por motivos laborales. El confinamiento estaba en primera línea.

La pandemia se propaga a un ritmo vertiginoso, nunca visto con otros tipos de virus a lo largo de nuestra historia. El ritmo de vida que estaba llevando también hasta hace poco, lento, lo que se dice lento, tampoco lo era. Parecía una señal inequívoca más que nunca.

Inmediatez, instantaneidad y celeridad gobernaban con determinación desde hace años. Nadie les tosía y ellos ahí, tan impasibles. Era tal el grado de autoridad que no había espacio para reflexionar, ni incluso poder imaginar.

Pero todo se debe parar, y es vital por razones sanitarias. Cierre temporal de comercios, de servicios que no son esenciales y empresas, están a la orden del día.

Si se puede salir al balcón, dispongo de uno, por suerte. Salgo, veo las calles y las avenidas, están desiertas, a duras penas veo algún coche o ambulancia pasar. La ciudad se vació, como si algo pretendiese comunicar también. Posiblemente lo necesitaba ella también, sentir este vacío.

Lo bueno de todo esto es que mis fosas nasales empiezan a inhalar un aire un poco más puro. El panorama actual asusta, pero la perspectiva entonces no tanto. Eso pienso cuando leo con atención que la contaminación ha bajado a niveles históricos. El viento fresco y limpio presagia el inicio fulgurante de la primavera, el cielo lo agradece, se revoluciona, eso me inspira.

Llevo una semana confinado, a veces me subo por las paredes, el nerviosismo se apodera de mí, es cierto, no tengo reparo en reconocerlo.

El estado de alarma se decretó para un total de 30 días mínimo, que podrían incluso ser más, limitando de manera contundente la circulación de las personas. La salud de muchas de ellas estaba en juego como también de las personas que ya estaban infectadas por el COVID. Pero tampoco dejaba de darle a vueltas a una cuestión. Era algo que me inquietaba enormemente:

“¿Tenía que propagarse el virus, justo ahora, por algún motivo más?”, puede parecer un poco rebuscado, y entiendo que algunos de ustedes también lo piensen, o no compartan mi punto de vista, lo respeto, pero está claro que por alguna razón me lo preguntaba también a mí mismo.

La limitación en cuanto a desplazamientos, al contacto físico, pero nada me impide poder conectar con mi mente, mi alma. De momento, que multen por la capacidad de pensar, crear, meditar, no está penado, pero muy a la moda no están, o mejor dicho no estaban entre las virtudes más valoradas hasta hace poco. Ahora parece que hay agarrarse a ello como un clavo ardiendo. Y ya saben, que lo que no está a la moda o no es tendencia, no ofrece mucho beneficio económico. No es rentable a corto plazo.

Es ahí cuando siento que encerrado no estoy del todo, realmente se empiezan a despertar libremente sensaciones, deseos y pensamientos. La imaginación y la creatividad están llamando a mi puerta.

¿Era mi mente la que estaba cerrada y yo no era capaz de darme cuenta de ello si no hubiesen decretado el estado de alarma?

“Ahora tengo vía libre, claro”, reflexioné en ese instante.

Estoy encerrado entre cuatro paredes solamente. En otro orden de cosas, el estado de alarma era también mental y espiritual. Si el alma estaba confinada desde hacía años, es el momento de dotarla de las herramientas necesarias para hacerla aflorar pues.

La creatividad se está asomando, la percibo a través de mi confinamiento, pero tengo que acabar de darle una forma más consistente. Soy consciente de ello y este es el primer escalón para un futuro prometedor y quiero que estas palabras sean también testigo de ello.

El virus que alumbra

Son días complicados y difíciles por que la salud de muchas personas está en juego, hasta tal punto que se ha decretado el estado de alarma. Todo un país confinado, quién sabe si el mundo entero. Tenemos una misión ante el coronavirus, que ha causado una pandemia. No es una broma.

Con todo esto, y por que no hay mal que por bien no venga, posiblemente también haya saltado otro tipo de alarma. Quizás es momento para hacer las cosas de otra manera, nuestro interior lo pedía a gritos, pero ahí estábamos, sin dar un paso constructivo.

¿Creen que es casualidad la propagación de este virus?

Ante tantos mensajes de terror y miedo que nos infunden (sí respeto, pero nunca miedo) ha llegado la oportunidad que quizás estábamos esperando desde hace tiempo.

Este virus llega para hacernos recapacitar, reflexionar y meditar sobre nuestro estilo de vida. No era normal viajar a la velocidad y ritmo que llevábamos y ahora debemos hacer una pausa forzosa, momentánea, pero también esperanzadora.

Disponemos de todos los recursos y medios necesarios para hacer frente a la pandemia. Por esta razón, hoy más que nunca y en estos días oscuros que se avecinan, démosle brillo a nuestro interior. Es la hora de la imaginación y la creatividad.

Este virus está causando mucho daño, sí. ¿Pero alguien dijo que el camino iba a estar lleno de rosas? El primer atisbo de luz está en el dolor, por lo que te doy la bienvenida COVID-19, gracias por alumbrarme.

¿Coronavirus o cortina de humo?

Es evidente y una realidad la propagación de este virus por los contagios que está causando en todo el planeta. En algunas partes, más que otras.

Miles de personas infectadas por el coronavirus, considerada y confirmada como una versión más letal que la gripe (enfermedad común) pero que sobretodo causa estragos en personas de edad avanzada y en aquellas con patologías graves.

¿Por qué no ha tenido la gripe el impacto mediático que se merece, sabiendo que causa más muertes al año?

¿Debemos estar tremendamente asustados? Sí y no. Me explico. El coronavirus es una enfermedad como cualquier otra, es contagiosa pero que reviste mayor gravedad en según que casos.

Pero igualmente me asaltan muchas dudas sobre el alto grado de alarmismo e histerismo causado en la población mundial. Y aquí los medios de comunicación juegan un papel fundamental, eso sí, con la inestimable ayuda de la clase política y sus intereses económicos. La cortina de humo siempre ha sido efectiva:

¿Recuerdan aquella película del 1997, La cortina de humo? Protagonizada, entre otros por Dustin Hoffman y Robert de Niro.

El impacto mediático del coronavirus bien puede eludir otros hechos que no sabemos o no nadie nos explica.

Una cosa es informar mediante datos objetivos, información rigurosa y acudir a las fuentes de información estrechamente vinculadas con la cuestión, y otra bien distinta es causar pánico en todos los ámbitos.

No hay jornada actual que en la que no se hable de este tema a base de bombardeo continuo de información. Un goteo constante e incesante que penetra sin vacilación en nuestro cerebro, deseoso sólo de estar informado a cada instante y segundo. Parece que hay algo más en juego, no sólo la salud de las personas.

Este exceso de información y pánico puede ser una droga muy efectiva con unos propósitos bien concretos. Hace tiempo que está entre nosotros pero ahora han desarrollado una nueva versión. Bienvenidos al virus más peligroso de todos, me refiero al COVID-2020 (La cortina de humo).

Todavía tenemos mucho por aprender sobre la forma en que la COVID-2019 afecta a los humanos, pero parece que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas preexistentes (como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes) desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

OMS, Organización Mundial de la Salud.

Si tienes más dudas y curiosidades al respecto, ya sabes donde acudir:

Preguntas y respuestas sobre el COVID-19

Palabras del camino

Beyond the soul

AvenirConsulting.net

Comunicació & Márketing Digital

Papel y lápiz. Escritora

Escritura creativa. Escribana, poetisa y musa empedernida de las letras locas que pueden surgir de mi imaginación.

Bajo La Estrella: blog de Andrey VR

Curiosofando voy por este mundo de literatura

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

Leer es vivir dos veces

Blog de literatura \ Reseñas de libros

Ale Meza Fourzan

Blog literario

Poetas en la noche

POESÍA, CUENTOS Y RELATOS

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

El Insobornable

Ni todo es verdad ni todo es mentira. Se trata de ver la otra realidad en nuestras vidas.

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

El Rincón de mi Corazón

Aprendiendo a sobrevivir entre reflexiones y corazones

Sitio Web de Adrián Gastón Fares

Escritor, Guionista, Productor y Director de cine

HEY,BLAIR!

Music and lifestyle

Alquimia con palabras

Un blog de pequeñas historias (relatos, cuentos, prosas, versos), llámalas como quieras, para coger aire y zambullirte de nuevo en tu día a día.

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos